Uncategorized

Me resulta curioso que cada vez más hombres hablen de cuánto les gustaría quedarse en casa cocinando y cuidando de la casa y el huerto. Lo hacen con una actitud resignada, en cuanto se han tomado un par de copas, como si fuera un sueño imposible, mientras construyen sus carreras de forma clásica, cayendo en la trampa patriarcal y capitalista.

Llamo a la revolución. Chicos, espabilaros, menos quejarse y más pasar a la acción. Porque llevo todo el día leyendo Pero este trabajo yo para qué lo hago. Estudio sociológico sobre los malestares ocultos de algunas precarias conscientes, de Rosario Hernández Catalán y me han dado ganas de revisar el Manifiesto contra el trabajo, de quemar los relojes y de reivindicar una vida con tiempo para cocinar, cuidar del huerto y vivir. Lean:

«Antes, mucho antes, el paso del tiempo lo marcaban orgánicamente las menstruaciones, las lunas, los embarazos o los tonos del cereal. El reloj con sus horas, minutos y segundos que microdividen matemáticamente nuestras vidas no siempre estuvo ahí, tiene un origen y una razón.»

He tenido el gustazo de conocer a Rosario en el taller Ecosex, yo estoy enamorada de su fuerza vital y de su discurso feminista salvaje y libre.…

Imagen de Rita Rodríguez. Performance clásica a la manera tradicional 2009-2011

En Valencia, de nuevo. Mi padre tiene un catéter en la yugular y está de vuelta en Vila Real. Tengo el hospital dentro de mí. Echo de menos a las enfermeras, a los pacientes de las otras habitaciones, a los acompañantes, a mi padre, a los amigos que he hecho en esta semana. Todavía estoy allí. Ha sido mi casa durante una semana. El olor. El ruido de los respiradores. Las bandejas de plástico y la comida hervida. Mi silla-cama. La maceta con flores amarillas.

Hace mucho calor en Valencia y da ganas de quitarse la ropa.

Mañana hay performance de Rita Rodríguez. En Ruzafa, a las 8 de la tarde. La expo se llama Desnudas y es de Rita y Anna Katarina Martin. Comisaría Anxela Caramés y creo que el sitio se llama Otro Espacio. Arte contemporáneo y feminismo. Me pregunto si lo que yo hago forma parte de ese mundo, si podría llegar a formar parte y si algo tiene sentido en este mundo.

+info en www.otroespacio.org/web/desnudas.html

Rita Rodríguez y Anna Katarina Martin se desnudan simbólicamente para cuestionar el rol pasivo, objetualizado y normativizado de la mujer, tanto en el arte como en la imaginería de la cultura popular, ya que desnudas es como habitualmente han sido mostradas las mujeres.

La conocí ayer en el Bistroteque, en una sesión de performances cabareteras. En su perfo habló de su padre, que es un camionero macarra y bastante cerdo. Gritó, se tiró por los suelos y vimos el super camión de su daddy proyectado a toda pantalla. Iba atolondrada perdida y, como de forma muy acertada comentó Lazlo, le faltaba un coreógrafo.

Pero transmitía a saco rabia, deseo y energía. Y su trabajo era tan autobiográfico y tan jodidamente sentido… La invité a bailar y le dije un par de absurdidades al final de la noche. Aun así me dió su e-mail. He encontrado esta foto de ella en su myspace. La sigo en twiter. Londres.…

La doceava emisión de Discursos del Caos trae una entrevista con Miquel Missé, sociólogo, especialista y activista en el tema de la transexualidad. A lo largo de esta conversación, Missé nos habla sobre la identidad transexual, los prejuicios que se han construido en torno a ella, y las movilizaciones y actividades de diversa índole que en los últimos años han surgido para luchar por la despatologización de la transexualidad, un movimiento social que ha tenido un importante eco en Barcelona.
Escucha

En pleno Dalston, detrás del cine Rio, al ladito de casa: The Boys Club. Only for girls. An autonomous DIY vegan cafe, started in 1999, that provides a creative non-commercial space to celebrate our diversities, recharge our batteries and hang out.

April 27th, The Boys Club, 68 Boleyn Raod, 7pm- 11pm.

El próximo miércoles 27 de abril: «Unveiling the Mystery of divine Birth: Women Greatest Shamanic Practice», a talk by american author and radical academic Marguerite Rigoglioso. En cristiano, el mito de la virgen María es una versión patriarcal y ridícula de algo mucho mejor: una mujer capaz de proporcionarse placer sexual a ella misma y un embarazo si viene al caso. Ella solita. Toma ya.

Y yo me pregunto: ¿por qué es siempre a través de circuitos de mujeres lesbianas o entornos gays donde yo encuentro personas afines que estén tan locas como yo y que tengan ganas de investigar sobre cuestiones en torno a la sexualidad que vayan más allá? ¿es que en la heterosexualidad no hay nada? ¿está vacío? Y no me quejo, pero es que tengo que ir a una fiesta queer para encontrar a una mujer interesante en esta ciudad, y qué casualidad, es bollera.…

In Vancouver, 1001 things to do with a skirt, an exhibition about my favourite mith: Ana Suromai.

The images and stories are based on the ancient, mysterious gesture known as “Ana Suromai”, literally “to raise the skirt”. The origins of this intriguing gesture come to light in the Demeter, Persephone story from Ancient Greece. The gesture haunts so much of subsequent mythology and story that it can hardly be ignored.

Ana Suromai (“to raise the skirt”) was an incitement to transformation. And while its spiritual implications were deep, it encouraged laughter as a conduit to renewal. It resonates in fables in the guise of mysterious things concealed beneath a woman’s skirt and continues into modern times with the ever-present and compelling image of Marilyn Monroe’s skirts billowing over a subway grate. As anyone who as ever work a skirt will tell you it is a spontaneous gesture.

And my own version of the mith: