Uncategorized

He soñado con Roger Bernat. Vivía en una casa en el paraíso, que casualmente estaba a veinte minutos de donde estaba yo en mi sueño. El paraíso era una casa de piedra preciosa en las frías montañas desde la que se accedía a una playa de fina arena blanca y aguas calientes. Un extraño fenómeno climático. Yo de todas formas decía que muy bien, que muy bonito el paraíso, pero yo el mes que viene me vuelvo a mi casa en Benicassim, que ese es mi paraíso particular. Roger en mi sueño tenía dos hijos. En la realidad hace siglos que no le veo y le echo de menos. Se que es padre de un niño pero a lo mejor ha tenido otro. Roger Bernat es un director de teatro maravilloso.