Prensa

01 Jun Del postporno a la maternidad

Pero ¿y qué ocurre cuando son las mujeres las que fantasean con este tipo de situaciones violentas?

Lo primero, dice María Llopis, referente del movimiento postporno y autora del libro Maternidades Subversivas (Ed. Txalaparta), “es señalar que eso no significa que quiera ser violada”. Ziga enmarca el deseo y la fantasía sexual en un contexto determinado: “Venimos del patriarcado, de relaciones jerárquicas, de ahí que muchas de nuestras fantasías reproduzcan dominación… pero para nuestro placer. Me parece más subversivo que opresivo. Opresivas son las que tratan de decirnos en nombre del feminismo con qué fantasías o juegos no debemos disfrutar”.

en eldiario.es >>>

18 Abr Lo hacemos por tu bien. Cuando la medicina infantiliza a las mujeres

Laura Santiago me cita en un artículo sobre las pruebas médicas para embarazadas. Es una revista para mujeres que ha lanzado La Vanguardia. La han llamado fashion and arts y se han quedado tan a gusto.

“Si a las mujeres parece que siempre se les puede decir qué tienen que hacer, durante el embarazado es mucho peor”, critica la artista Maria Llopis, autora de Maternidades subversivas (editorial Txalaparta), quien cree que la sociedad en general y los médicos en particular tratan a las embarazadas como si fueran niños pequeños. Madre de un hijo, Llopis carga contra el protocolo de pruebas médicas que se establece durante el embarazo, y cree que se debería explicar que son opcionales y dar alternativas menos invasivas a quienes no quieran hacérselas. “A mí me presionaron mucho para que me hiciera una amniocentesis, aunque yo no quería correr el riesgo que implica”.

13 Abr LA MATERNIDAD COMO SUBVERSIÓN

Durante mucho tiempo, para algunos sectores de los feminismos, ser madre equivalía a estar oprimida por el sistema heteropatriarcal. María Llopis alza su voz y las de otras dieciocho compañeras para desmontar ese pensamiento desde diversas experiencias y reflexiones. Basándose en la entrevista como eje del relato, Maternidades subversivas nos narra la historia de caminos muy heterogéneos que tienen un punto en común: la defensa de la maternidad como espacio político y de lucha para el feminismo, y su potencial para desmontar el sistema capitalista y patriarcal. La fotografía, el postporno, la ecología, la crianza queer o la partería tradicional son algunos de los ejes que las mujeres aquí reunidas trabajan para alumbrar el camino libre de la maternidad.

Leed la reseña al completo aquí.

11 Abr Llopis said…

Llopis argues that this is because we are completely disempowered from our own bodies – putting all the power and trust in the medical system, “outside our bodies” which is ironic since the baby is coming from inside.

Un artículo de Sarah Hurtes sobre el parto orgásmico >>>

06 Abr Vuit lectures feministes!

Hi ha mares subversives, però… pot subvertir-se la maternitat exercint el rol de mare? A ‘Maternidades subversivas’ (Txalaparta, 2015), l’artista María Llopis entrevista dinou persones que qüestionen la maternitat des de diferents perspectives. Al llarg d’aquesta sèrie de converses disteses, l’autora posa les seves cartes sobre la taula. El llibre repassa els parts desmedicalitzats i parts orgàsmics, la maternitat com un estadi més de la sexualitat, els avortaments autogestionats, les tetes compartides i anticapitalistes, les maternitats remunerades, mares de la terra i de l’art del porno, les mapaternitats ‘trans’, la maternitat trans-hack-feminista, la criança ‘queer’ i compartida, el matriarcat… L’autora ofereix un recorregut per diverses vivències, pràctiques i discursos que polititzen i sexualitzen la maternitat, que la desvinculen de la biologia i la resignifiquen, omplint el mateix concepte amb opcions imprevistes pel patriarcat i, fins i tot, fent-lo explotar.

Vuit lectures feministes que no podràs ignorar aquest 8 de març >>>

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

14 Mar María Llopis te puede convencer de que ser madre mola

El libro pone en manifiesto que todo aquel que camine por los márgenes se verá corregido a palos: desde estigmatizar el acto natural de la lactancia en público –derecho por el que lucha desde hace años una de las ramas más actuales del feminismo- hasta un sinfín de tabúes, como puede ser hablar de partos orgásmicos/extáticos o gozosos.

El libro de Llopis trata de casos reales, opiniones diferentes que buscan revertir y cambiar las injusticias que se cometen todos los días hacia los que viven la maternidad de cerca. En las entrevistas podemos leer sobre paternidad trans, familias queer, partería tradicional, transhackfeminismo y muchos otros términos que a priori tal vez nos chirríen y asusten, pero que vale la pena conocer y tener en cuenta.

Maternidades Subversivas hay que leerlo sin prejuicios ni recelos. Solo en ese caso podremos sacar de entre sus páginas verdadero conocimiento cimentado en la experiencia. Un racimo de ejemplos heterogéneos explotará en tu cabeza haciéndote cuestionar la idea de maternidad que te han hecho creer desde siempre.

Leed el artículo de Alba Vera en Zero Grados aquí.

03 Ene Los libros de Luna

Luna Miguel me ha incluído en la lista de sus libros favoritos del 2015. Todo un honor.

No ficción:
1. La mujer de pie, de Chantal Maillard (Galaxia Gutenberg)
2. Guardar la casa y cerrar la boca, de Clara Janés (Siruela)
3. De pronto mi cuerpo,de Eve Ensler (Capitán Swing)
4. Maternidades subversivas, de María Llopis (Txalaparta)
5. La llamada perdida, de Gabriela Wiener (Malpaso)

22 Dic Gabriela Wiener sobre el sexo y el embarazo

Leyendo el buen libro de entrevistas Maternidades Subversivas de María Llopis encontré una conversación con la artista y directora de cine porno Madison Young en la que habla de su película Pregnant with desire, que rodó al enterarse de que sus amigas de la escena porno berlinesa esperaban un bebé y que podía ser una gran oportunidad para contar el sexo durante la gravidez fuera de lo heteronormativo. Fui corriendo a verlo y pese a lo cutre de su factura, es un interesante documento de cómo se vive el tercer tipo de embarazada de nuestra lista, la preñada queer, altporn o postporno. Allí por fin pude ver follando a embarazadas con otras mujeres, lesbianas o trans, con naturalidad o dildos, masturbándose de lo lindo por puro deseo o teniendo sexo hetero durante el postparto con chorros de leche saliendo de sus pezones. Y lo más interesante es que antes de cada polvo, las chicas –actrices porno en su mayoría–, hablan sobre sus cuerpos y deseos y de ese ardor pre-parto irreprimible: “Me siento insaciable como una quinceañera”; “me siento como una foca pero más segura de mi poderío sexual”; “pienso todo el día en sexo, hasta cuando está mi madre”.

Gabriela Wiener en su artículo Sexo con (y entre) embarazadas: el último tabú, en Tentaciones, en El País.