Personal

20 Jun Privilegios y feminismo

Ahora estoy harta. Harta de que se me juzgue una y otra vez dentro del feminismo. Harta de asumir mis privilegios frente al otro, pero que nadie asuma nada más que posiciones victimistas.

Hay dos realidades: por una parte, la quita injusta de custodias con criterios racistas, misóginos y colonialistas. Por otra, hay niños y niñas que son abusados y maltratados. ¿Por qué la una niega a la otra? ¿Por qué las personas que luchan en una u otra realidad niegan la otra? ¿ POR QUÉ?

Hoy se me ha dicho que no pasa nada porque en mi infancia sufriera violencia, que el mundo es violento. Dile a James Rhodes que no pasa nada porque su profesor le violara todas las semanas de los 5 a los 10 años, que el mundo es violento. Que se deje de activismos por los derechos de los niños a no ser violados. Esto me ha dolido mucho porque he sentido mi herida. Asumo que soy blanca, española, hetero y con estudios superiores. Y más cosas. Pero asume tú que tienes el inmenso privilegio de no haber sido abusado en tu infancia. Porque eso es un privilegio y de los gordos.

Estoy harta de los enfrentamientos absurdos, de las peleas dentro del feminismo, de los bandos, de el “o estás de mi lado o contra mí”. A mí me gusta la gente que hace cosas, que pelea contra la injusticia, aunque la cague, porque todos la cagamos, sobre todo si salimos a la calle y hacemos cosas, en vez de quedarnos en casa y quejarnos.

Me parece una memez la crítica interna cuando no es constructiva. Me parece un absurdo ver a tantas mujeres trabajando desde ángulos muy diferentes todas peleadas entre sí. Y no estoy hablando solo del tema de las custodias, la cosa va más allá. Yo llevo días obviando insultos hacia mi persona y haciendo como que no he leído nada, intentando centrarme en lo que me interesa del asunto, pero hay un punto en el que ya estoy harta. No respondo a todos los mensajes de las personas que quieren conocerme porque recibo cientos. Eso no te da derecho a insultarme. Estoy harta. ¿Esto es política? ¿Toda esta mierda que me estoy comiendo es parte de la lucha política y de la visibilización de la violencia patriarcal? No, esto es gratuito y absurdo. Estoy harta de ese feminismo de mierda.

04 Ene Llorar durante el orgasmo, por Gabriela Wiener

La artista María Llopis se suma a este llanto: “Me ha pasado y ha sido pura maravilla. El gozo es tan intenso y la conexión con el universo tan brutal que lloras de felicidad. Qué tiempos aquellos, nena. Hace tiempo que no tengo tan buenos amantes. Creo que ese momento del orgasmo es el nirvana ese del que hablan. Yo lo habré experimentado dos o tres veces. Ahora solo tengo ojos para mi baby, que es un ser entre sexos”.

Llorar durante el orgasmo, por Gabriela Wiener.

02 Ene Llegar a casa

Estoy leyendo y ya casi acabando el libro de Clarissa Pinkola Estés, Mujeres que corren con los lobos. Y me ha dado ganas de volver a pintar. Y he dibujado esto con Roc medio dormido en brazos, mientras ambos despertábamos de la siesta. Le ha encantado, sobre todo las tetas y el bebé. La autora habla a través del relato de la importancia de la creatividad, que no es sino fruto de estar conectadas a nuestra parte instintiva y salvaje. Y he entendido que eso es lo que hace mi terapeuta en las sesiones. Me ayuda a conectar con mi instinto -el cual está enterrado debajo de una maraña que solo él sabe descifrar-.

Este libro me está ayudando mucho en esta parte de mi viaje, tres meses en un lugar frío e inhóspito. Una cárcel en la que yo misma me he metido por alguna razón que no soy capaz de ver ahora y que espero que no sea simplemente miedo. Tengo que cumplir condena durante todavía unas semanas más. Este libro me está llevando a casa antes de llegar a casa.

07 Dic Roger Bernat y el paraiso

He soñado con Roger Bernat. Vivía en una casa en el paraíso, que casualmente estaba a veinte minutos de donde estaba yo en mi sueño. El paraíso era una casa de piedra preciosa en las frías montañas desde la que se accedía a una playa de fina arena blanca y aguas calientes. Un extraño fenómeno climático. Yo de todas formas decía que muy bien, que muy bonito el paraíso, pero yo el mes que viene me vuelvo a mi casa en Benicassim, que ese es mi paraíso particular. Roger en mi sueño tenía dos hijos. En la realidad hace siglos que no le veo y le echo de menos. Se que es padre de un niño pero a lo mejor ha tenido otro. Roger Bernat es un director de teatro maravilloso.

11 Ene Vuelvo a ser cíclica

Después de dos años de embarazo y lactancia sin menstruación, vuelvo a ser mujer cíclica. Hoy no sabía ni desempaquetar la compresa. La sangre me pilla trabajando como una loca en el libro de Maternidades Subversivas. Tengo unas entrevistas maravillosas, y las que me quedan.