Lo mejor del verano

Lo mejor del verano

Ha sido mi padre. No mi padre biológico, no, que en paz descanse y al cual sólo vi una vez en mi vida cuando me daba la hostia consagrada. Él era el señor cura del pueblo y yo tenía 16 años. No. Me refiero a mi padre político, mi padre adoptivo, el que me dió el apellido que ilustra este blog y que tantos problemas me está dando ahora para conseguir mi certificado de nacimiento.

Yo pensaba que no quería a mi padre. Ni siquiera me refería a él como mi padre desde que supe que no era mi padre, con 7 u 8 años. Mi madre me lo dijo de la peor manera posible, entró en el baño cuando yo estaba sentada en la taza y me lo dijo. A día de hoy no soporto que nadie me hable cuando estoy en el baño. Mi madre me torturó con historias truculentas de sexo y miserias que yo a penas comprendía. Un par de años después me fui de casa. A los 10 más o menos. Una madre esquizofrénica con ataques violentos reiterados y un padre que en realidad no era mi padre y que además tenía y tiene un retraso mental grave, no era un hogar, era una pesadilla. Durante todos estos años yo he creído que no le quería. Sentí pena por él cuando murió mi madre, porque en sus últimos años ella estaba mejor, la medicación le sentaba mucho mejor y estaban muy unidos en sus rutinas de ir a tomar cafés a los bares y paseos por la playa. Siempre recordaré las visitas que hicimos a los pocos días de su muerte mi hermano, mi padre y yo a los bares que frecuentaban. Nos veían entrar sólos, sin ella, con esas caras de funeral y antes de que abriéramos la boca ya sabían que algo había pasado. Nos daban el pésame y nos invitaban a donuts.

Mi padre ha entrado este verano en una residencia para ancianos. Está muy enfermo y necesita atención las 24 horas del día. Yo estaba contenta de que hubiéramos conseguido plaza, por fin, en una residencia de Vila-Real. Pero cuando por fin entró, sentí algo removerse en mis entrañas. Tuve miedo de que se sintiera abandonado, de que no estuviera bien. Y me encontré a mí misma recorriéndome un montón de kilómetros con mi bici para ir a buscarle y decirle que si no estaba a gusto en ese sitio que me lo dijera, que yo me lo llevaba a donde él quisiera. Que le quería. No se lo había dicho nunca. Él me contestó que no, que estaba bien, que todo el mundo le trataba muy bien y que la comida era muy buena. Y me tocó la barbilla con su mano. Fue el primer gesto de cariño de mi padre hacia mí que recuerdo.

Desde entonces voy a verle todas las semanas, y me siento orgullosa cuando le dice a las enfermeras que yo soy su hija, porque es la primera vez que me siento orgullosa de serlo. Orgullosa de ser hija de este hombre, que trabajó recogiendo naranjas y regando huertos toda su vida, al que una meningitis se le llevó el entendimiento por delante de niño, pero que tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Y nos lo pasamos muy bien, bebemos horchata y comemos fartons juntos. Y algún domingo nos vamos a comer paella al grao de Burriana, que es su pueblo natal. Y siento su cariño y eso me da una felicidad desconocida hasta ahora, porque no voy a verle porque piense que “deba” hacerlo, sino porque quiero, porque le quiero. Doy gracias a la vida por haberme dado la oportunidad de sentir lo que siento a tiempo, y no después de la muerte, cuando ya es demasiado tarde, como me pasó con mi madre.

Mi padre ha sido lo mejor del verano.

12 Comments
  • tina paterson
    Posted at 11:21h, 03 septiembre

    Se me erizó la piel!
    uf!

    María, andamos preparando algo para los próximos meses en Madrid. te daremos toque para contarte los detalles!
    Un besazo

    http://www.pornolab.org
    http://www.tinapaterson.com

  • Simone Mora
    Posted at 17:31h, 03 septiembre

    Te acompaño en tu reflexión y en tu sentimiento sabes? también ha sido de las mejores cosas del verano, porque me ha dejado tranquila verlo que lo cuidan, lo apapachan, le dan sus medicamentos, le bañan, tiene amigos, y ahora más que nunca habla con las personas. Ahora sí que NO está abandonado. Te acompaño en tu alegría Meri… tu cuñis.

  • admin
    Posted at 19:12h, 03 septiembre

    Querida Tina Paterson… ardo en deseos de reencontrarme con Madrid!

    Querida Simona Mora… nunca “apapachar” fué tan adecuado!

    Maria

  • mosca cojonera
    Posted at 21:48h, 03 septiembre

    Enhorabuena 🙂

  • Itu
    Posted at 14:51h, 05 septiembre

    Gracias Maria, por compartirlo.
    Me alegro de esa pedazo de experiencia.

    Un abrazo y un muxu bien grande

    itu

  • aurora
    Posted at 10:52h, 06 septiembre

    Maria un beso y un abrazo mu fuerto, ke te llegue toool kariñoooo.

    Auro.
    Medeak

  • mai
    Posted at 11:27h, 06 septiembre

    Sin duda, el mejor post del verano.

  • Pardo
    Posted at 12:50h, 06 septiembre

    Muy honesto Maria…

    Muy honesto y muy bonito…

    abrazos pardos

  • antonia
    Posted at 03:13h, 09 septiembre

    linda, eres siempre un gusto

  • Dorita
    Posted at 12:49h, 24 septiembre

    Alguien a visto la pelicula Shortbus, a mi me ha encantado.
    Maria te gustará bastante

  • hobswam
    Posted at 23:31h, 26 septiembre

    imposible resistirse a no contestar este post. Me gusta pasear por aquí y enterarme de cosas de un mundo que me es ajeno, pero no indiferente, luego presumo en el claustro de profesores explicandoles lo del tema queer y lo del post porno,y todo lo que nos muestras en tu blog como si fuera un entendido.( soy un canalla, todos los maestros lo somos) pero lo de este post me ha obligado a mover un poco los dedos. y es que ne toca un poco de cerca, por lo geográfico y por lo vivencial. primero soy de la Vall d’Uixó y segundo trabajo con personas mayores como tu padre (el de verdad, el otro no es más que un inseminador) así, que con estas premisas, al observar la foto he visto en el rostro de tu padre la épica de vidas truncadas, de vidas que no debería vivir nadie (bueno, a lo mejor, al inseminador y a otros que comparten oficio con él, sí que se la merecerian) de sueños truncados, de esperanza desvanecidas antes de salir del útero materno, pero, de unas ganas de comerse la vida y de seguir adelante, que gente de nuestras generaciones, no se si hubieramos tenido en esas circunstancias y tiempos que les tocó vivir.
    Por suerte para mí esos rostros épicos, los veo yo a diario en mis aulas, con mujeres mayores con vidas duras, al límite, pero que nunca se dejaron derribar y que en el crepusculo de sus vidas, luchan por recuperar cosas que les fueron robadas, cosas tan elementales como leer.

    por eso, me despido de tí deseandote todo lo mejor, y recordandote que lo que tu tienes al lado es un trozo de nuestra historia, y que probablemente eres una afortunada por haberlo tenido al lado y al final haber descubierto el tesoro que tenias. Yo las tengo por multiplicado, y creo que me han hecho más sabio y mejor persona.

    Seguiré “fisgonejant” por tú blog para hacerme un poco más sabio.

    Besos

  • Victoria
    Posted at 04:34h, 19 septiembre

    Tengo que decirte que eres pressiosa (heterosexualmente hablando, claro)…
    Y tu blog… una joyita de estas en un turno de noche como el mío.. va a hacer que no entregue el informe antes de las 7 de la mañana..
    Bueno.. un café y me pongo a ello…
    Pero crearé un acceso directo (q espero q no vea mi jefe no vaya a creer q me paso las noches a base de porno) y mañana echaré otro ojo.
    Saludos