Matriarcado

imrs.php

20 Abr Kingdom of girls

Otra sociedad matrilineal o matriarcal (como quieran llamarlo, me tengo que conformar).
Aquí podéis leer sobre ella >>>

Fotografía: Yasmin, playing at the river, 2014. (Karolin Klüppel)

19 Nov Mothers and others by Sarah Blaffer Hrdy

One primate strategy is to line up extra fathers. Among common marmosets and several species of tamarins, females mate with several males, all of which help rear her young. As primatologist Charles T. Snowdon points out, in three of the four genera of Callitrichidae (Callithrix, Saguinus, and Leontopithecus), the more adult males the group has available to help, the more young survive. Among many of these species, females ovulate just after giving birth, perhaps encouraging males to stick around until after babies are born. (In cotton-top tamarins, males also undergo hormonal changes that prepare them to care for infants at the time of birth.) Among cooperative breeders of certain other species, such as wolves and jackals, pups born in the same litter can be sired by different fathers.

Read the article here.

02 Nov Es la guerra

“Escribo estas líneas porque creo que es preciso decir la verdad de lo que está pasando: que el hundimiento de nuestro país, ‘la crisis’, es un acontecimiento organizado y provocado con premeditación y alevosía, por una organización política, el NO (Nuevo Orden), la cual es una prolongación del nazismo del III Reich de Adolfo Hitler. La ‘crisis’ no es un resultado de las leyes del mercado capitalista, ni de la mala gestión de los bancos: sino que la mala gestión de los bancos ha sido promovida, y las leyes de los mercados utilizadas, como armas políticas para provocar el derrumbamiento económico, político y social de nuestro país, con todo el sufrimiento humano que conlleva.

Es preciso decir, porque hay mucha gente que todavía no lo sabe, que vivimos en dos mundos paralelos, el que aparece en la superficie, y el invisible que también está en todas partes. En la novela La guerra de los Mundos, Wells ya en el siglo pasado, nos avisó de la existencia del mundo invisible y de la guerra que desde ese mundo se estaba preparando; aunque en su historia de ciencia-ficción lo presentó como un submundo formado por seres alienígenas, en la realidad está formado por seres humanos que han llevado y llevan una doble vida y una doble identidad: la vida y la identidad real en el mundo invisible y la vida y la identidad en la apariencia del mundo visible. Nuestros ‘alienígenas’ son en realidad nazis o si se prefiere, neonazis.

En España el mundo invisible lo empezaron a construir los vencedores de nuestra Guerra Civil, dentro de un plan global de dominación mundial. Aquellos vencedores de nuestra Guerra Civil que consideraron que este proyecto político era demencial, fueron objeto de las primeras operaciones de eliminación y de destrucción de personas, ejecutadas desde una maquinaria criminal clandestina, que ha actuado y actúa al margen de la ley, puesta a punto por el franquismo para llevar adelante la guerra invisible que ahora se desarrolla. Sabemos quienes son nuestros criminales domésticos, cómo son y por qué se dedican a saquear y a corromper la sociedad, a fabricar cadáveres y a producir sufrimiento humano. Y es tan grande el Poder que tienen, que hasta ahora nadie les ha podido denunciar. Pero creo que ha llegado el momento de hacerlo. Los estragos que está produciendo esta guerra invisible en toda la población, no solo en el plano económico, sino también en el político-social, solo se podrán superar si se explica a la opinión pública, a toda la gente, claro y alto, con pelos y señales, el por qué hemos llegado al punto en el que estamos. Cuáles han sido las causas y quiénes son los responsables. Es una locura y una irresponsabilidad permitir que ocurra lo que está ocurriendo sin tan siquiera contarlo y darnos una opción para defendernos. No bastan las medias verdades; hay que decir la verdad toda entera. ”

Leer el artículo al completo en la web de la brillante filósofa Casilda Rodrigañez Bustos.

24 Jul Sumatra

Me voy a Sumatra en un par de días, voy a conocer a los Minangkabau, una sociedad matriarcal e islámica de 4 millones de personas, ahí es nada. El libro que tengo entre mis manos es Women at the Center: Life in a Modern Matriarchy, el libro que estoy leyendo ahora sobre ellos. Estoy curiosa.

En las sociedades matriarcales se prioriza la crianza. El matriarcado no es una inversión del patriarcado, igual que el feminismo no es lo contrario del machismo. Pero claro, al no encontrar una sociedad en la que las mujeres machacan a los hombres sistemáticamente, los antropólogos occidentales dicen que no, que no es un matriarcado, sino una sociedad matrilineal.

La autora de Women at the Center: Life in a Modern Matriarchy, aunque no me apasiona su perspectiva, defiende a los Minangkabau como sociedad matriarcal. Así se definen ellos mismos.

Yo luego me largo a Tailandia y no vuelvo hasta mediados de octubre, así que este blog estará oficialmente de vacaciones. Buen verano.

Atentamente,
María Llopis.

30 May Guía para una sociedad matriarcal y ecofeminista

“Los seres humanos serán más felices no cuando descubran la cura para le cáncer, lleguen a Marte, eliminen los prejuicios raciales o drenen el lago Erie, sino cuando encuentren la manera de volver a vivir en comunidades primitivas. Esa es mi utopía.
Kurt Vonnegut, hijo.

Las sociedades matriarcales no son el simple recuerdo de un pasado mejor y que jamás ha de volver al que hacen referencia feminismos nostálgicos. Las sociedades matriarcales son una realidad de nuestros días, como lo demuestra la existencia de los Mosuo, una sociedad matriarcal situada en torno al lago Lugu, que se encuentra entre las provincias de Yunnan y Sichuan, en el sudoeste de China. En la actualidad cuenta con unas 56.000 personas. O los cuatro millones de Minangkabau que viven en Sumatra Occidental.

Esta guía pretende trazar una serie de reglas básicas para matriarcalizar nuestras vidas. Son tiempos estos de revolución, y el sistema patriarcal capitalista es a todas luces insostenible. Matriarcado o muerte.

1.- La unidad familiar se articula en torno a las madres.

La matriarca es elegida entre los miembros de la familia. Hijos, sobrinos, abuelos y primos viven bajo el mismo techo. Los hijos que vienen se quedan a vivir en la casa materna y son criados entre todos. Así que para tener una familia no necesitas ir a buscar a un extraño, tu familia estará siempre ahí para ti, independientemente de las relaciones amorosas que tengas en tu vida.

“Las personas no deberían casarse, porque el amor es como las estaciones, viene y va.” Yang Erche Namu (Mujer mosuo)

En la actualidad nuestras unidades familiares son catastróficas, precisamente porque se articulan en torno al amor romántico. En este sentido, el matrimonio concertado es una opción más sincera y eficaz de organización social, si nos ponemos reformistas. El objetivo sería establecer núcleos familiares que no tuvieran como base el amor romántico o la pasión sexual.

La familia matriarcal es incompatible con el matrimonio, todos sus integrantes son consanguíneos. Y la sexualidad nunca funda un hogar. Para practicarla debe ir fuera de sus límites. Esto les da la libertad de enamorarse sin correr el peligro de que, si les va mal, pierdan amor y familia al mismo tiempo.

2.- Un cuarto propio.

Las muchachas Mosuo, a la edad de 13 o 14 años, acceden a un cuarto propio. Es una habitación que tiene acceso al interior de la vivienda común pero también tiene una segunda puerta que da al exterior. Las muchachas tienen autonomía total a la hora de decidir quien entra en esa habitación. La única regla es que sus invitados deben marcharse antes del amanecer. Pueden traer a distintos amantes cada noche, o tener siempre el mismo. No se espera ningún tipo de compromiso y los hijos que pudieran concebir serán criados en la casa de sus madres, con la ayuda de la comunidad.

Así que la primera regla para una sociedad matriarcal sería el poder disponer de un cuarto propio, como ya dijo Virginia Wolf. Pero un cuarto propio en el que las mujeres (y por lo tanto los hombres, y todo aquel que no se identifique con uno u otro sexo) puedan follar con tantas personas como quieran.

Ese cuarto propio se llama Babahuago en la cultura Mosuo y quiere decir cuarto de las flores.

3.- Ellas lo hacen mejor.

En las sociedades matriarcales, el trabajo es la responsabilidad de las mujeres. Hay una frase que se repite en las entrevistas que leo sobre los Mosuo, y es: Ellas lo hacen mejor. Las mujeres trabajan mejor, porque su interés no es la acumulación de capital sino el bienestar de las criaturas y de toda la comunidad.

(más…)

29 Abr Matriarcado en Sumatra

En términos occidentales, el matriarcado Minangkabau queda mejor definido como sociedad “de derecho materno”, no como un “gobierno de mujeres”. Pero de acuerdo con la filosofía social Minang, el “gobierno” no es posible, ya sea femenino o masculino, por la creencia de que la toma de decisiones debería ser tomada por consenso. Aunque se permite la diferencia de opinión, se busca el consenso en todas las deliberaciones. Sobre las diferencias de opinión, los Minangkabau tienen un proverbio: “cruzando la leña en el hogar el fuego arde mejor”. La noción de cruzar la madera se repite en la idea de que varones y hembras se complementan como uña y carne.
La consecuencia es una sociedad pacífica, casi sin violencia, con una remarcable filosofía igualitaria que recorre las actividades del día a día. Aunque no cumplen con los requisitos de un “matriarcado” tal y como nosotros los occidentales lo hemos venido definiendo tradicionalmente (por eso es necesario redefinirlo), la filosofía social Minangkabau merece nuestra atención por el énfasis que coloca en conseguir el equilibrio con la naturaleza y resolver las diferencias entre las personas. En esta filosofía encontré las respuestas a las preguntas que me planteaba en un principio. Las mujeres tienen privilegios y poder por la creencia de que los seres humanos debemos seguir los ritmos de la naturaleza para nutrir la vida social.
El despliegue, expansión y crecimiento en la naturaleza deben ser nuestros maestros, según su proverbio más famoso.

Podéis leer el artículo al completo aquí. La imagen es una casa típica de los Minangkabau. Y por supuesto, es una sociedad pacífica y que vive en harmonía con la naturaleza. Qué casualidad que todas las sociedades matriarcales son profundamente ecologistas. Sigo preparando mi charla para las jornadas sobre ecología y sexualidad el próximo miércoles… mientras sueño con visitar Sumatra.

Y estreno nueva categoría: Matriarcado o muerte. Es que la cosa es literal, o nos acercamos a organizaciones sociales matriarcales o nos vamos todos al garete.