Maternidades subversivas

27 Oct Fuck the forth commandment (o a la mierda el cuarto mandamiento)

Alice Miller sostiene que nuestro ser adulto depende de forma directa de la infancia que hayamos tenido. Que los abusos a los que hemos sido sometidos como niños constituyen la esencia de nuestro ser. Y no habla tan sólo de casos extremos de abuso sexual o violencia física, sino de la forma en la que la sociedad cría a sus hijos, que incluye violencia a otro nivel. Alice sostiene que dejar llorar a un niño solo en su cuna es violencia, que darle una bofetada a un niño es violencia, que la forma en la que “por su propio bien” se castiga a los niños es en extremo violenta. Y que el niño no puede defenderse, y que asimila esa violencia como amor. Alice sostiene que la maldad no es inherente al ser humano, sino que la maldad se gesta en nosotros a través del abuso. Alice dice que el cuarto mandamiento ha hecho mucho daño, que sólo aceptando el daño que nuestros progenitores han infringido en nosotros, seremos capaces de avanzar como personas y no hundirnos en depresiones y psicosis varias.

Alice ha estudiado la infancia de algunas de las personas más crueles del mundo, como Hitler, por ejemplo, cuya infancia se vio marcada por un padre estricto en extremo que martirizó a su hijo hasta el punto de convertirlo en el ser inhumano que sería como adulto. Alice dice que es importante ser conscientes del daño que hemos recibido en nuestra infancia para así no repetir el mismo patrón con nuestros hijos y no continuar el círculo. Y de paso ahorrarnos tantos sufrimientos, adicciones, depresiones, y suma y sigue.

Para ello es fundamental mandar a la mierda al cuarto mandamiento, valga la redundancia: Honraras a tu padre y a tu madre. Ser capaz de hablar y pensar con claridad sobre la forma abusiba en la que fuimos criados (y todos los hemos sido, en mayor o menor grado, porque la sociedad en la que vivimos así lo propicia) es fundamental para poder constituirnos como adultos felices, o mínimamente felices.

Leyendo a Alice Miller y viendo la película de Orgasmic Birth, tras meses de terapia, en esta casa perdida en Canadá donde me encuentro, pienso en las cuestiones de mi vida que me preocupan y llego a tremendas conclusiones:
Desde mi nacimiento sufrí el maltrato de mi madre, una mujer psicótica. Sentí la injusticia que sufrió al quedarse embarazada de mí siendo una adolescente. Desde muy niña me dije que a mí nunca me pasaría eso. Que nunca me quedaría embarazada así. Que nunca sería como ella. Y cerré los músculos de mi útero en una eterna contracción que tendría tres grandes consecuencias en mi vida como adulta.

La primera, un dolor extremo en mi menstruación. La cosa es sencilla, si el músculo está contraído, la sangre no fluye, provocando agudos dolores. La segunda, la dificultad para tener orgasmos, la cosa es muy sencilla también, si no puedo relajar los músculos de mi útero, difícilmente podré correrme. Sólo con personas que han conseguido que me relajara y confiara lo suficiente. Pero el orgasmo sigue siendo un tema complicado en mi sexualidad. La tercera consecuencia es la más práctica: pese a llevar años y años de vida sexual activa y no siempre segura, nunca me he quedado embarazada. Claro, el cuello de mi útero es una fortaleza. Todo encaja.

Una cuarta e hipotética consecuencia sería un parto difícil. De forma instintiva nunca he querido quedarme embarazada porque sabía que el parto sería una experiencia dolorosa en extrema. Políticas reproductivas a parte. Y últimamente me estaba planteando que tal vez no fuera fértil, ya que nunca me había quedado embarazada por error. Pero hoy he unido todos los cabos, llegando a la conclusión de que todo está relacionado. Y que tengo que encontrar la manera de abrirme otra vez, no sé cómo ni de qué manera, pero la encontraré.

19 Oct Artivistic, Turn On in Montreal (VI): Orgasmic birth workshop!

El mejor taller del festival. Nicole Pino impartió el sábado a las 2 de la tarde un fantástico taller sobre accouchement orgasmique. En cristiano: como correrse pariendo. O como muchas mujeres, con las condiciones adecuadas, son capaces de tener un tremendo orgasmo cuando paren a sus criaturas. Ya hablaba de ello Casilda Rodrigáñez, pero desde la teoría. Nicole es el ejemplo en carne y hueso de un sueño orgásmico. Una mujer que es toda intuición, y que se sorprendió sintiendo un intenso placer sexual con cada contracción en el que era el parto de su segundo hijo. Se dejó llevar, y el momento del alumbramiento fue un inmenso orgasmo. Pero no un orgasmo cualquiera, cuenta, sino el mejor orgasmo que ha sentido en toda su vida.

Nicole dice que hay que preparar el parto igual que se prepara un escenario para hacer el amor.

Cuatro personas en el workshop. Me parece increíble. Y no me sirve de excusa que no quieras tener hijos. Tú has sido parido. Tu hermana tal vez lo hará. Tu mejor amiga. Y que exista la posibilidad de evitar tener una de las experiencias más dolorosas posibles y en su lugar tener una de las experiencias más placenteras posibles, y no hacer nada para poder optar a esa posibiliad, me parece incomprensible. Me parece incomprensible la falta de interés en el tema.

En el taller pudimos visionar fragmentos del documental Orgasmic Birth, lo tengo ya ripeado en mi ordenador y está a la venta aquí.

Os dejo con Nicole:

Nicole Pino on Orgasmic birth from Maria Llopis on Vimeo.

04 Oct La verdadera promesa, antes que amarte y respetarte toda la vida, es «Te juro que no me corro dentro».

J atravesó la puerta con un test de embarazo en la mano. Llevábamos algunos meses jugando con la idea, en un coitus interruptus permanente. La verdadera promesa, antes que amarte y respetarte toda la vida, es «Te juro que no me corro dentro». Y es la primera en incumplirse.
Hay una rebelión secreta, estúpida quizá, pero rebelión al fin, contra el mundo adulto, o contra cualquier cosa, en no tener nunca un condón en la mesita de noche. Siempre me ha parecido el sumo de lo excitante la manida escena en que los amantes están a punto de estallar y algo ocurre. Así, el que pudo ser un buen polvo, su sola posibilidad truncada, lo convierte en el mejor. Ningún polvo cualquiera completo puede superar a uno perfectamente incompleto. Correrse fuera es como retirarte en el pico de tu carrera, como escribir un libro de cuentos magistral y desaparecer, como suicidarte a los treinta años.

Gabriela Wiener, 9 lunas. Inminente publicación.

18 Sep La maternidad en Ginebra

Estoy en la plaza frente a la sede de las Naciones Unidas, que es como Disneyworld pero en vez de Mickey y Pluto hay señores con corbata. Pero la sensación de que estás viviendo una fantasía está ahí. Espero el tranvía de vuelta a la ciudad.

Entonces presencio una escena de maternaje a pelo. Sobre la acera, en un día lluvioso, una mujer le cambia los pañales a su hijo. Pienso en que está a punto de publicarse 9 lunas, el nuevo libro de Gabriela Wiener sobre maternidad. Dulce espera.

Se está bien en Ginebra. En cierta manera es como estar en la barriga de tu mamá: calentito, comiendo fondues, conectada a internet. Aquí nada malo puede pasarte, Suiza es tan limpia y tan ordenada. Se está a gusto, pero un día de estos tendré que salir.

14 Jun Pariremos con placer, dijo Casilda

Casilda Rodrigañez tiene nuevo libro! Aunque con lo abstraída que he estado últimamente a lo mejor lleva publicado meses y ni me he enterado. En cualquier caso, ya está a nuestra disposición en el Lokal (en el Raval de Barcelona), en Sahiri (en el Carmen, en Valencia) o… on line, porque puedes descargarte en formato pdf éste y todos los libros de Casilda Rodrigáñez aquí, en su web.

La sexualidad y el funcionamiento de la dominación es la segunda parte de El Asalto al Hades, que me dejó extasiada, como su obra maestra, La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente:
“El matrimonio o la pareja es un pacto o convenio social que sólo se corresponde con el deseo corporal durante un tiempo limitado. Mientras que no se separe la sexualidad de la institución, la sexualidad seguirá estando corrompida.”

Aquí va un fragmento de Pariremos con placer: (Qué hermoso título!)

“Reich dijo que el mundo no cambiaría hasta que el bienestar de la criatura recién nacida no prevaleciera sobre cualquier otra consideración. Y en otro momento dijo también que mientras los úteros estuvieran contraídos y fueran espásticos, no podrían nacer y criarse seres humanos libres. En este libro se borda la recuperación del útero espástico, cruzando la opinión de Reich con otras experiencias e investigaciones provenientes de otros campos del conocimiento. Concretamente, la autora recoge algunos elementos desperdigados de la sexología científica del siglo pasado, que abundan en la hipótesis de que el útero es el centro orgánico de estancamiento de la libido femenina; estancamiento que está directamente relacionado con el parto y el nacimiento violentos, así como en el posterior desarrollo de la crianza y socialización en el acorazamiento psicosomático.”

08 Jun Perras

Hoy me he levantado de un humor de perros, así que me he ido a la panadería a por un croissant, a ver si me levantaba el ánimo. En la cola de la panadería me he enterado de las últimas noticias del pueblo: la chica gitana del Éste que pide en la puerta de la iglesia está de vuelta, acaba de dar a luz un niño, hace sólo un par de días.

Las señoras de la cola de la panadería estaban escandalizadas porque la chica no estaba en la cama, sino sentada en el frío suelo de buena mañana, trabajando. Yo miraba a la chica a través de los cristales de la panadería y la verdad es que parecía encontrarse muy bien. A mí me llama la atención que la chica haya tenido que emigrar desde un pais lejano a este rincón del mundo para pedir en la puerta de la iglesia de mi pueblo, me llama la atención que no esté con su bebé recién nacido en los brazos, que haya tenido que separse de él tan pronto. Y me llama la atención que se siga considerando el embarazo y el parto como una dolorosa enfermedad.

Dice Juliette de Baïracli-Levy que los galgos tienen partos rápidos y nada dolorosos. Las galgas paren y se echan de nuevo a correr por el monte. Dice Juliette que es porque las galgas se mantienen muy delgadas y musculosas durante el embarazo, porque no dejan de moverse. El útero es un músculo grueso y elástico, así que si mantienes tus músculos sanos podrás hacerlos funcionar mejor. No engordan, ni ellas ni las crías que llevan dentro, que se mantienen también delgadas y pequeñas, lo que propicia un parto fácil.

Y una vez fuera del vientre materno, el bebé tiene todo el tiempo del mundo para engordar y crecer. ¿Por qué ese interés en gestar un bebé lo más gordo posible? Es como lo de la leche de vaca. La leche de vaca está diseñada para hacer crecer a una criatura mucho más grande que nosotros, la ternera. Nosotros le robamos la leche a las sufridas vacas y nos atiborramos de ella y así hemos crecido una barbaridad no se sabe muy bien para qué. Yo mido un metro ochenta y siempre me han hecho pensar que era una suerte, pero con el tiempo te das cuenta de que no sirve para nada. En Japón no toman leche de vaca y no son tan altos, pero gozan de una salud mejor que la nuestra.

Pensaba todo ésto yo esta mañana porque a la chica gitana de la puerta de la iglesia se la vé sana y fuerte, delgada y musculosa como una galga. Debe de haber tenido un parto rápido y fácil, como deberían ser los partos. Somos nosotras las que tenemos un problema, las hembras occidentales que engordamos y guardamos reposo para tener partos largos y dolorosos.

+ Texto de Juliette (spanish mountain life) >>>