Festivales

29 Sep Natalia Ángel: “Yo rechacé a Pete Doherty”

Yo siempre quise tener un blog sobre los cotilleos de la escena underground barcelonesa. Yo y mi ex, que si algo teníamos en común era nuestra afición al cotilleo. Podía pasarse horas hablándome de gente a la que yo ni siquiera conocía y siempre se refería a tal o cual persona como fulanito de tal, ex de menganita de cual. O novio de menganito y amante de no-sé-quien. Así que ahí va, por mi ex, por todos y por mí primero: un blog sobre la actualidad cotilla de la ciudad en la que vivimos, disfrutamos y sufrimos de tantas emociones.

Si no lo abrí antes fue porque no encontré nunca un buen nombre. Os voy a contar la historia. Este pasado verano (snif, qué pena que se acabó el verano) estaba yo muy bien acompañada en la sala VIP del Festival de Benicàssim cuando presencié una situación digna de las mejores revistas del corazón: Pete Doherty, el mismo que viste y calza, le entró a Natalia Ángel, maravillosa artista colombiana que exponía su obra en la sección de arte del FIB: All you need is happiness. Como bien es sabido, los artistas tienen barra libre en el susodicho festival, así que allá iba Natalia, que es un ángel, cargada con cubatas y cervezas hasta arriba cuando se chocó con Pete. Por supuesto, Pete, que será muchas cosas (alcohólico, drogadicto…) pero tonto no, quedó fascinado ante la dulzura de Natalia y después de presentarse y preguntarle su nombre la invitó a su camerino. Pero Natalia le dijo que no, que sus amigos le estaban esperando sedientos, que hasta luego. Cuando nos lo contaba no me lo podía creer. ¡Prefirió quedarse con sus amigos gorrones antes de irse al reservado con el mismísimo Doherty! En la mesa estaba Alex Brahim, que es el comisario de arte más regio (como se dice en Colombia) de Barcelona y además es un chico muy listo. Alex dijo que Corazón Underground tendría que publicar un header con la frase: “Natalia Ángel: Yo rechazé a Pete Doherty”. Quedé fascinada con el nombre, le pedí permiso para usarlo y aquí estamos.

Natalia Ángel y María Llopis en el backstage del F.I.B.