Maternidades subversivas

temeo

25 Nov El señor Llopis en la sala de partos

Esta viñeta forma parte del último (o penúltimo) ejemplar del Temeo, una publicación mensual de cómic underground que es considerada lo mejor de lo mejor en Spain. Yo no sé cómo interpretarlo. Me parece que la alusión a mi trabajo es demasiado clara como para obviarla, así que me daré por aludida.

Y la verdad es que me encanta. ¡Vivan las paternidades subversivas!

Gracias Post Op por dar el toque!

20 Nov Los abortos y los 3 meses

Las buenas costumbres nos dicen que un embarazo se anuncia a los tres meses. Pura lógica matemática, a partir de ese momento tienes muchas más posibilidades de tirar el embarazo adelante. Un altísimo número de embarazos (entre un 30% y un 50%, depende del científico estadista de turno) acaba en aborto espontáneo antes de los famosos tres meses. Y este dato, sorprendentemente, se desconoce. Eso sí, cuando tienes tu primer aborto, entonces las mujeres empiezan a hablar. Has de sufrir un aborto en propia carne para que tu madre te confiese que ella también tuvo un aborto antes de engendrarte. Vecinas, la mujer de tu electricista, colegas de colegas, ¿qué mujer no ha sufrido un aborto espontáneo? Pero es una realidad silenciada. Y no hablar del embarazo hasta pasados esos tres meses es parte de esa pantomima.

Silenciar ese hecho contribuye a crear una falsa realidad: que quedarse embarazada equivale a tirar un embarazo adelante. No. Tal vez si fuéramos capaces de hablar de nuestro estado sin pudores a nuestros amigos y personas cercanas, las cosas cambiarían. Considero que el aborto espontáneo es un trauma impuesto. Estoy embarazada, pero si aborto, será porque así lo quiso mi cuerpo, no todo en la vida puede controlarse. Mientras tanto las clínicas de fertilidad ingresan fortunas a costa de nuestras ganas de controlarlo todo…

Mi objetivo a corto plazo es poder hablar con la misma naturalidad de mi embarazo de 6 semanas que de mi aborto a la semana 8. Sin vergüenzas ni traumas impuestos, aceptando la realidad de nuestros cuerpos, que sangran y se hinchan y se deshinchan orquestados por un ejercito de hormonas.

preganantmadison

24 Oct Sobre la sexualidad durante el embarazo

Con todos ustedes, Madison Young. Tiene una peli sobre la sexualidad de las mujeres preñadas que quiero ver, en cuanto junto cuatro duros, me la pillo. Y otra con muy buen pinta sobre la masculinidad: Men redifining sexuality.
Estará el próximo fin de semana en el Porn Film Festival Belin, para los afortunados que estén en la ciudad, no se la pierdan. yo vi un corto de ella en el Porn Film Fesival Paris en junio en el que ella misma se hacía todo tipo de perrerías SM delante de la cámara. Fantástico verla azotándose, quemándose, atándose y follándose. Ella solita.

16 Oct El embarazo como un mega estadio sexual de los cuerpos

La práctica ginecológica actual trata a la mujer como un mero recipiente que aloja el feto en gestación. La mujer es infantilizada y se le niega el derecho a vivir su embarazo de forma plena, es decir, se le niega el estadio sexual en el que se encuentra. El embarazo es una fase crucial en la sexualidad femenina, y como tal debe ser tratado. Una amplia mayoría de las mujeres que han estado embarazadas afirman que su deseo sexual durante esta época se potenció hasta niveles que nunca antes habían experimentado.

Existen mujeres que han tenido orgasmos durante el parto y mujeres que se corren mientras dan de mamar. El embarazo, el parto y la crianza son estadios sexuales. Negarlos supone una pérdida de nuestro potencial sexual. La ginecología actual y la sociedad en la que vivimos niega de forma rotunda la sexualidad de la mujer, reduce esta al coito con fin reproductivo, ya que cuando queda embarazada, se considera que su sexualidad ya no es importante ni pertinente.

Las relaciones sexuales son prohibidas por los ginecólogos de forma sistemática en el embarazo al menor contratiempo, obviándose que la mayoría de las mujeres sienten unos fuertes deseos de mantener relaciones sexuales durante este estadio. Al mismo tiempo, no existen pruebas científicas que demuestren que sea negativo para la gestación mantener relaciones sexuales. Sólo la penetración genital profunda puede afectar al cuello del útero y consecuentemente causar problemas, pero tampoco está probado que una penetración dentro de los límites de la lógica, sin dolor ni violencia, pueda ser problemático.

Prácticas sexuales como el fisting, en el que se introduce el puño en la vagina o ano, serían de gran ayuda para potenciar la dilatación del canal vaginal y tener así un parto más fácil y rápido. Los ginecólogos deberían recomendar estas prácticas en vez de reprimir la sexualidad de la mujer. Es el orden patriarcal ginecológico el que se interpone entre las mujeres y sus orgasmos.

La activista canadiense Nicole Pino imparte talleres sobre partos orgásmicos en los que explica (a través de su propia experiencia) como con las condiciones adecuadas es posible tener no ya un orgasmo al dar a luz, si no un mega orgasmo, el orgasmo de tu vida. Como nos dice Casilda Rodrigáñez en sus libros La Represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente, El Asalto al Hades y La Sexualidad y el funcionamiento de la dominación, un parto puede compararse a un polvo. Un polvo con miedo, con ignorancia sobre tu cuerpo, con pautas impuestas a través de la violencia patriarcal, puede ser una violación y puede consecuentemente ser una experiencia en extremo dolorosa y desagradable. Sin embargo un polvo como tú quieres y con quien tú quieres, puede ser una experiencia de placer extremo. Ambas son polvos, pero no tienen nada que ver, uno es el placer y otro es el dolor. Con los partos estaríamos hablando de lo mismo. Hay dos tipos de partos, los dolorosos y los placenteros. Todo depende de las circunstancias.

Desvinculamos el embarazo, el parto y la crianza de nuestra sexualidad, como si estas fueran meras funciones mecánicas que nuestros cuerpos realizan como quien hace la digestión, ajenas al placer sexual.

La teórica Catherine Blackledge en su libro Historia de la Vagina nos habla de como el orgasmo tiene una función específica en la sexualidad de la mujer además de proporcionar placer: facilitar la fecundación. Mediante las contracciones que se producen en el útero, en la vagina y en el ano, el esperma es sacudido y absorbido para que pueda entrar a través de la cérvix en el útero y fecundar el óvulo.

También nos habla de Aecio de Amida, el médico del emperador bizantino Justiniano, quien señalaba que el temblor del útero durante el coito era un signo inequívoco de embarazo. Cuando me quedé embarazada, lo supe al instante. Sentí un temblor en el útero que me causaba un pacer intenso y desconocido hasta el momento. Y no necesitaba haber leído a Blackledge para saber que algo estaba pasando ahí dentro. La ginecología actual obvia que la mujer pueda saber el momento en el que se ha quedado embarazada.

Todos nuestros problemas en torno a nuestros orgasmos, nuestros partos, en suma en torno a nuestro placer y nuestros cuerpos, vienen de la ignorancia a la que somos condenadas en relación a nuestro potencial sexual. Es una violación sistemática de nuestros cuerpos legitimada por el orden hetero patriarcal.

17 Ago Sobre los traumas que nos imponen

Trauma, trauma, trauma. Es lo único que leo en relación al aborto espontáneo. Cuando sucede en aproximadamente un 50% de los embarazos. Pero se mantiene bien oculto, no se habla del embarazo hasta que han pasado los primeros tres meses de gestación y por lo tanto ya no hay riesgo de aborto espontáneo. La hipocresía de esta mierda de sociedad, convirtiendo en tabú lo que es pura fisiología.

Yo no lo he sentido traumático. Traumático es un accidente o una muerte inesperada, pero lo que yo he sentido es tristeza, simple y llanamente tristeza. Pero tristeza de la buena, de la que da gusto, la de las lágrimas dulces y las despedidas tiernas. Y no lo siento traumático sencillamente porque no lo ha sido, porque se sentía bien, eso era lo que mi cuerpo tenía que hacer, así es como mi cuerpo ha reaccionado. Lo único traumático de esta historia ha sido aguantar los intentos de autoinculparte por parte de los ginecólogos, aguantar el desprecio de una disciplina médica que nos trata como retrasadas mentales, que nos infantiliza y que nos culpabiliza.

Vino y se fue. No puedes controlarlo todo en esta vida. Cada uno entra y sale cuando quiere. Y fue un gustazo estar juntos durante estos dos meses. Estar embarazada es un gustazo.

16 Ago Ginecólogo bueno, ginecólogo muerto

Tremendos desgraciados hijos de puta. Les importa una mierda todo, pero sobre todo tú como persona. LLevo dos meses embarazada y 4 días abortando, yo solita sin la ayuda de nadie. Porque como se me ocurra ir a urgencias me pasan la aspiradora y como me despiste, con anestesia general. Cuando mi cuerpo lo está haciendo todo muy bien. Cada día he ido expulsando cositas y ayer hasta expulsé el saco gestacional, que es un trozo de carne como media hamburgesa donde vivía el zigoto. Hoy he hablado por teléfono con una clínica de ginecología para coger hora y han puesto el grito en el cielo por el hecho de que no se me hubiera ocurrido ir a urgencias. Si desde que estoy embarazada los ginecólogos sólo me han dicho burradas. Que si no puedo follar y que si no puedo saltar y todo tipo de tonterías, porque el zigoto murió ya hace días, y si no he abortado antes es porque me dieron una hormona que me puso de un humor de perros y que ha retrasado lo que el cuerpo hubiera hecho muy bien a su debido tiempo.

Por lo pronto, estoy feliz porque me he ahorrado el raspado que me hubieran hecho el primer día, que por lo visto es un proceso muy traumático y doloroso. Me parece que hay una falta de respeto tremenda hacia nuestros cuerpos y más concretamente hacia el cuerpo de la mujer embarazada, al que se trata como si fuera una vaina que debe gestar a toda costa, aun a costa de su propia integridad como persona. Y discútele algo al señor ginecólogo, que te dirá que si lo que quieres es abortar, que tú misma. Tener que aguantar esto por preguntar qué mierda de pastillas me está recetando… Son unos desgraciados. Ninguna de las visitas que he hecho a los ginecólogos a lo largo de estos dos meses me ha servido de nada más que para escuchar barbaridades y ponerme de los nervios. Es un escándalo y propongo desde ya acabar con ellos. Si alguna mujer de las que me lee ha tenido un parto en el hospital, sabe de lo que estoy hablando. ¡Vivan las maternidades disidentes!

26 Jul Sobre las emociones

“Las emociones, en la medida en que originariamente se producen para acompañar las pulsiones de nuestros sistemas orgánicos, y para facilitar y contribuir al comportamiento más conveniente para los cuerpos; es decir, en la medida en que forman parte de la autoregulación de la vida humana, resultan inconvenientes para el sistema social represivo.”

Casilda Rodrigáñez. >>>
La sexualidad y el funcionamiento de la dominación. 2008.
(Autoeditado por al autora)

25 Jun Sobre los modos de educación en la infancia, por Beatriz Preciado

Creo que el género mismo es la violencia, que las normas de masculinidad y feminidad, tal y como las conocemos, producen violencia. Si cambiáramos los modos de educación en la infancia, quizá modificaríamos lo que llamamos violencia de género. Siempre pensamos que las niñas pueden defenderse y no agredir. Seamos honestos: en una cultura de la guerra, no equipar técnica y prácticamente a un conjunto de la sociedad para ser capaz de acceder a técnicas de agresión cuando sea necesario es discriminatorio.

Entrevista a Beatriz Preciado publicada en el País el 13 de junio de 2010 >>>

womenland

23 Jun The Fall of Womenland

The Fall of Womenland es un documental de Xiaodan He que explora las relaciones afectivas basadas en el amor libre y la satisfacción sexual en la cultura Mosuo, al suroeste de China, una de las últimas sociedades matriarcales que quedan en el mundo. (El documental ha formado parte de la Mostra de Films de Dones de Barcelona que yo me he perdido porque estaba en Paris)

Ella es La Contra de La Vanguardia de hoy. Abran el PDF y aprendan.

Gracias Velis Nolis.